CENTROS DE RECONOCIMIENTO:LA CRUDA REALIDAD

Según una última encuesta elaborada por ASECEMP (Asociación Española de Centros de Reconocimiento) y divulgada durante el pasado Congreso de Seguridad Vial “Recosevial/10″ organizado en Jerez, al que acudió la Directora de la DGT, María Seguí, parece ser que la gran mayoría de los conductores, usuarios de nuestros Centros de Reconocimiento (CRCs) para obtener o renovar el carnet de conducir, tienen una opinión mucho más favorable sobre la función que realizamos que la que se pudiera esperar según el contexto de las noticias y reportajes difundidos sobre nuestra actividad por los diferentes medios de comunicación a lo largo de los años.

Como suele ser norma en el sector periodístico, y que yo respeto, las buenas noticias nunca dan titulares, por lo que realidades como las que les voy a apuntar no tienen nunca difusión y, por tanto, no colaboran al mejor conocimiento del trabajo que realizamos en la gran mayoría de los CRCs, cumpliendo con lo que la normativa dispone a pesar de las dificultades y presiones de diverso tipo que sufrimos para que actuemos en sentido contrario.

Un primer apunte: ¿Sabían que unos 35.000 conductores cada año en España son retirados de las carreteras por ser considerados No Aptos en las pruebas de Aptitud Psicofísica realizadas por los Centros de Reconocimiento?

Para darle la dimensión adecuada a esta cifra, baste señalar que durante el pasado año 2012 perdieron el carnet de conducir debido a la pérdida de puntos 28.023 conductores. A tener en cuenta que estos conductores pueden volver a obtener el carnet por el procedimiento legalmente establecido al efecto, mientras que los declarados No Aptos por los CRCs sólo en contados casos se producen recuperaciones del permiso revocado por mejora suficiente en las aptitudes psicofísicas.

Pero además de esto: ¿Sabían que hay unos 250.000 conductores al año a los que los CRCs les imponen adaptaciones en el vehículo o restricciones y limitaciones a su uso y en éstas no está incluida la necesidad de llevar lentes correctoras?. Esta casuística, que afecta no sólo a los más conocidos casos de afectados en el aparato locomotor, es también casi desconocida por la opinión pública y aquí radica la verdadera función que tenemos encomendada los profesionales de los CRCs, cual es no prioritariamente el apartar al ciudadano del derecho a conducir, herramienta aún hoy día indispensable de integración social, sino el de situar al conductor ante el volante en las mejores condiciones posibles para hacerlo con seguridad, armonizando sus derechos con el de los demás conductores.

FUENTE: FORO OPINIÓN – JULIÁ SPM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *